¿ES MALO USAR FAJAS?

El uso de fajas es una práctica antigua que se remonta a civilizaciones pasadas como la griega, donde el uso del corsé adquirió una enorme popularidad entre las damas de la aristocracia y la nobleza. Hoy en día, estas prendas mundialmente conocidas causan controversia en cuanto a sus beneficios y efectos a largo plazo sobre nuestro cuerpo.

Por eso, hoy vamos a conocer ciertos mitos y verdades sobre el uso de las fajas y sus efectos.

¿Las fajas ayudan a perder peso?

Uno de los mitos más frecuentes entre nosotros es que si usamos la faja durante un periodo prolongado de tiempo, nuestra cintura se acostumbrará a esta forma y reduciremos mágicamente nuestras medidas. Aunque todos y cada uno de nosotros deseamos que esto sea cierto, en realidad es un mito muy falso.

Aunque las fajas pueden ayudarnos a reducir medidas, no son capaces de suprimir esa grasa extra que tanto nos disgusta. Más bien, su trabajo es distribuir uniformemente esta grasa en nuestro cuerpo, de manera que podamos resaltar nuestra cintura y hacer que nuestra ropa nos quede mucho mejor.

¿Debo quitarme la faja para ir al baño?

No es así. Ir al baño con tu faja es muy sencillo y rápido. En las fajas Forma Tu Cuerpo hemos desarrollado una plantilla perineal que puedes abrochar y desabrochar cada vez que necesites ir al baño.

¿Las fajas son malas para la salud?

 

Muchas personas atribuyen diferentes problemas médicos al uso de fajas, sin embargo, esto no es cierto. El uso de una faja no supone ningún peligro para nuestra salud y, por el contrario, puede ser una buena forma de mejorar nuestra postura y evitar los dolores lumbares.

Es fundamental seleccionar muy bien la talla de nuestra faja, ya que el uso de una talla muy pequeña puede causarnos algunas molestias a la hora de realizar nuestro trabajo rutinario.

¿Puedo usar mi faja para ir al GYM y quemar más calorías?

Existen múltiples tipos de fajas en el mercado; cada una con diferentes materiales y propósitos. En general, las fajas para hacer ejercicio están hechas con una tela conocida como neopreno, que ayuda a elevar la temperatura del cuerpo y a quemar calorías a lo largo de nuestra rutina de ejercicios. Estas fajas generalmente sólo cubren la zona del abdomen, dando mayor comodidad y libertad para realizar cualquier ejercicio.
Por otro lado, las fajas de control o de uso diario están diseñadas con lonas como powernet y lycra, que son materiales resistentes para una mayor compresión y evitar la sudoración excesiva o el calentamiento anatómico. Estos modelos son más completos y además de ayudarnos a delimitar nuestra cintura, también nos ayudan a levantar glúteos, supervisar los rollos de la espada alta y moldear brazos y piernas.

Manténgase actualizado con nuestras noticias.